Google “limpia” su buscador para acabar con páginas piratas

Hay empresas que se dedican a hacer prácticas “tramposas” para que las páginas web de sus clientes aparezcan en las primeras posiciones del buscador de Google. Esto es lo que Google ha combatido con la última actualización de su algoritmo, la más agresiva desde abril de 2012.

Esta última actualización del algoritmo se ha bautizado con el nombre de Penguin 2.0, que fue liberada oficialmente el 22 de mayo, junto con unas declaraciones del encargado del buscador, Matt Cutts: “sería excitante y divertido ver cómo estos sitios se vendrían abajo”, estableciendo una fecha, finales de verano.

En el buscador de Google, conocido en todo el mundo, los tres primeros lugares son exclusivos para clientes que pagan por situarse en esa posición, mientras que el resto de posiciones se van colocando en función a multitud de criterios, como el contenido o la popularidad del sitio. Para posicionar a los clientes en los primeros lugares, hay empresas que se dedican a realizar prácticas “piratas” como comprar en subastas páginas web o dominios caducados para luego enlazarlos al cliente; o crear una red de blogs dividida en capas que acababan enlazando a la web del cliente.

Gracias a esta última actualización del algoritmo de Google, se realiza un análisis más exhaustivo de cada página, identificando a las que realizan este tipo de prácticas piratas y castigándolas bajando posiciones en el buscador.