MWC 2012. HTC One en nuestras manos

Estamos todos de acuerdo en que HTC lo ha bordado este año con la presentación de su gama HTC One. Durante la segunda mitad del 2011, HTC empezó a dormirse en los laureles, por lo que tenían que aprovechar el MWC.

Hemos tenido entre manos tanto el HTC One X como el One S, dos terminales con un acabado muy sólido, pero sobretodo con dos características muy importantes Beats Audio e ImageSense, como dijo Peter Chou en la conferencia de prensa, lo que todos hacemos con el móvil a parte de llamar es hacer fotos y escuchar música.

En el primer caso, Beats Audio, después de buen resultado del Sensation XL, no podían relegar esta tecnología a la gama premium, así que han decidido implementarlo en toda la gama One como parte del sello de identidad. Ahora, a parte del típico “beats ON/OFF”, pondrán a disposición de los desarrolladores esta característica para poder implementarla en sus aplicaciones y así mejorar la experiencia del usuario.

El funcionamiento de este sistema es tan sencillo como un switch que se activa en la barra de notificaciones en cuanto ejecutamos alguna aplicación que requiera audio y sólo tendremos que pulsarla para pasar de ON a OFF, el cambio que notaremos al hacerlo es una mejora en los bajos. Pero la aportación de beats audio no se limita a ese botón, la calidad de sonido ha mejorado muchísimo, los hemos comparado con una Desire S, beats en OFF y los mismos cascos y se nota bastante.

En el segundo caso, ImageSense, no se trata de mejorar el sensor de la cámara y listo, que también lo ha hecho (autofocus en 0,2sg, sensor retroiluminado), HTC ha hecho un trabajo mucho más extenso en esta parte, han incorporado un chip exclusivo para el pre-procesamiento de las imágenes. De esta forma, HTC nos permite disparar hasta 99 imágenes seguidas a menos de un segundo por imagen y escoger manual o automáticamente la mejor de ellas.

También han implementado el HDR (High Dynamic Range), que para entenderlo, disparando una sola vez, genera 3 imágenes simultáneas con diferente exposición y realiza una composición entre las tres para crear una imagen final. Y finalmente, otra característica que encontré muy útil fue la posibilidad de hacer fotos mientras grabamos vídeo (incluso en 1080p), la calidad de estas imágenes es de 5Mpx (de 2Mpx en el V).

Pero aún hay más, en caso de que se nos olvide hacer la foto durante la grabación, durante la reproducción también podremos escoger el “momento foto” o incluso parar el vídeo, avanzar fotograma a fotograma y escoger el que más nos guste para guardarlo como foto. Un 10 para ImageSense.

Una vez explicadas sus similitudes, veamos en qué se diferencian. La primera y más evidente es el tamaño de los terminales, personalmente me adapto mejor las 4.3″ que las 4.7″. Pero además se nota más cómodo en la mano el S que el X, no sólo por el tamaño, en el peso, aunque el X sólo pesa 10gr más, los 119.5 gr del S hacen que parezca muy, muy ligero. La diferencia de resolución se nota, tener un display HD es una maravilla a la hora de reproducir vídeos o movernos por HTC Sense 4.0, aunque la resolución qHD es más que suficiente para un uso cotidiano.

 

En cuanto a la construcción del cuerpo, HTC ha optado en ambos casos por una carcasa de una pieza, lo que impedirá al usuario acceder a la batería, dotándolos así de más robustez. Y en el caso del S, han optado por microSIM, posiblemente debido al tamaño del terminal.

Otra característica interesante es el material utilizado, en el caso del X, no sorprende en exceso al tratarse de un policarbonato, pero en el caso del S, nos explica HTC que se ha utilizado un proceso de oxidación con cerámica que le transfiere una resistencia 4 veces superior al aluminio, evitando que se ralle, y comprobamos con una llave que así era. Aunque disponen de otro acabado de aluminio anodizado que degrada el color en función de cómo lo movamos.

Finalmente, un detalle que no nos ha gustado mucho en el S es la ausencia de NFC. Siendo este año el año de los pagos electrónicos con NFC (Sony con sus Smart Tag, el acuerdo de Visa con Vodafone y muchos otros) ha sido un error por parte de HTC no dotar a uno de sus abanderados con esta tecnología. Por lo demás, si tuviera que elegir ahora mismo uno de los dos, me quedaría con el HTC One S.