La era “ultra segura” de los teléfonos inteligentes está cada vez más cerca

seguridad

Tener que recordar contraseñas para todo, correo, pin del terminal, patrón de desbloqueo, el pin de la tarjeta de crédito, contraseña de cuentas en redes sociales, etc… puede llegar a ser un problema para muchos usuarios, pero ese tiempo puede estar llegando a su fin.

Un fabricante de smartphones de Japón ha puesto en marcha un teléfono que utiliza la tecnología de escaneo de iris para desbloquear el dispositivo. Éste, utiliza la cámara frontal para escanear el patrón de los vasos sanguíneos de los ojos y si el éste coincide con el configurado inicialmente, nos permitiría poder utilizar el terminal.

El punto más fuerte de este método de desbloqueo es que su seguridad es muchísimo mayor que el de la huella dactilar, haciéndolo imposible de falsificar.

Podemos recordar que en 2011, Motorola presentó el Atrix, el primer Smartphone con reconocimiento de huella dactilar, pero al igual que todos los teléfonos con este tipo de desbloqueo, se puede engañar con una huella impresa en látex.

huella-dactilar-644x362

Ese mismo año, Android lanzó el reconocimiento facial, pero este también se podía liberar con una simple foto.

facial

El reconocimiento de iris es más complejo que el facial o la huella dactilar y tendríamos que mantener el teléfono en frente de nuestra cara mientras la cámara completa la lectura del ojo para desbloquear el smartphone.

iris

Amazon, por ejemplo, quiere usar la cámara frontal para reconocer el oído, pero parece mucho más complicado que el escaneo de iris.

Otra forma más segura de proteger nuestro smartphone sería con los latidos del corazón, ya que este órgano crea un ritmo único que es imposible falsificar. Todo lo que haría falta sería un SmartWatch para monitorizar el bombeo y ritmo cardiaco.

Con todas estas tecnologías de seguridad, la biometría va a crear un nuevo mundo de gadgets súper seguros.

Y tú, ¿qué piensas de estos avances? ¿Crees que en un futuro podremos desbloquear nuestros teléfonos con la lectura del iris, el oído o los latidos de nuestro corazón? Coméntanos 🙂

Artículos relacionados