Tres trucos para mejorar el Face ID de tu iPhone

El iPhone X dejó atrás el reconocimiento dactilar para desbloquear el teléfono y apostó por el Face ID, el desbloqueo facial de Apple. El desbloqueo facial fue algo que pilló por sorpresa a muchos usuarios e incluso indignó a otros tantos que no estaban acostumbrados a un nuevo sistema de seguridad. Pero, pese a la polémica, es una forma segura de proteger nuestro teléfono (además de crear animojis)

Si tienes un iPhone X o está entre tus planes comprarlo, te vendrá bien que hay algunos trucos que te resultarán útiles para mejorar el reconocimiento facial del iPhone X. El Face ID se ha demostrado que es fiable y rápido aunque, a veces, aparecen pequeños problemas sin demasiada importancia. Para evitar cualquier problema te enseñamos tres trucos para mejorar el Face ID.

Mira al iPhone

Para bloquear el iPhone X usando el reconocimiento facial tienes que estar mirando tu iPhone. Es algo que han dicho desde el principio desde Apple y es importante porque si miras a otra parte, no lo desbloqueará. Cuando configures tu Face ID, mira a la cámara del teléfono. Tienes que tener los ojos abiertos, como es lógico, y mirar al teléfono. Si no te gusta hacerlo, puedes desactivar el reconocimiento facial, pero no es recomendable porque dejarás tu teléfono mucho más vulnerable.

¿Tienes gafas?

Si tienes gafas, configura el Face ID con gafas. Nos explicamos: si llevas gafas en algunas ocasiones y otras no, mejor que configures el dispositivo con ellas puestas. Si lo configuras con gafas y no las llevas, te desbloqueará sin ningún problema. Sin embargo, si configuras el dispositivo sin gafas y alguna vez las llevas, es posible que no detecte bien tu cara y tengas problemas para entrar en el teléfono.

Distancia, por favor

Sí, el teléfono tiene que estar cerca para poder escanear tu cara pero tampoco hace falta que esté a dos centímetros de ti. Debe haber una distancia mínima entre tu cara y tu iPhone X para que funcione correctamente el reconocimiento. La distancia a la que normalmente tendrías el teléfono móvil o como si estuvieses leyendo un libro, por ejemplo. No tienes que ponerlo muy lejos ni tampoco a escasos centímetros. Además, como ya sabrás, debe estar colocado en vertical o no te detectará.

Artículos relacionados