Ventajas y desventajas de tener una pantalla curva y sin bordes

Los accesorios imprescindibles para el Samsung Galaxy S8

Los fabricantes se han esforzado en los últimos años por lanzar teléfonos móviles con grandes pantallas prácticamente sin marcos y, además, apostando por los paneles curvos. Los móviles de gama alta de prácticamente cualquier marca ya siguen este patrón de diseño: bordes muy estrechos, pantallas muy grandes, cuerpos compactos…

¿Qué ventajas hay? Hoy planteamos la opción pantallas curvas y sin bordes vs pantallas convencionales. ¿Cuáles son las ventajas de este novedoso diseño? ¿Y las desventajas? Está claro que los móviles así son más bonitos, más “premium” pero a la hora de usarlo cada día, vamos a ver si merece la pena.

Ventajas de pantallas curvas y sin bordes

Diseño más atractivo: Como decimos, esto es obvio. Los móviles lanzados al mercado siguiendo este patrón son mucho más atractivos y más bonitos que los demás. Móviles como el Samsung Galaxy S9, el iPhone X o el Huawei Mate 10 destacan por un diseño mucho más atractivo que otros teléfonos de las mismas marcas pero de gamas más bajas.

Más pantalla pero no mayor tamaño: Lo bueno de no tener bordes y de tener pantallas curvas es que puedes tener un teléfono del mismo tamaño pero con una mayor pantalla. El tamaño es el mismo pero crecen notablemente las pantallas.

Se adaptan mejor: Según los propios fabricantes, la curva de las pantallas permite que se adapte mejor tanto a tu cara como al bolsillo de tu pantalón.

Desventajas de pantallas curvas

Hay desventajas que seguramente también son bastante obvias, las repasamos

Más frágiles: Los marcos anchos hacen que el teléfono sea más resistente. Aunque añadas Gorilla Glass, las pantallas curvas y sin bordes son mucho más frágiles. Entre otros motivos porque es mayor la superficie fabricada en cristal en el teléfono y el cristal es más propenso a romperse que marcos metálicos, por ejemplo. Es lógico que quieras un móvil con estas características (son llamativos y cualquiera los quiere) pero apuesta siempre por una funda o una carcasa.

Más caro: Hacer una pantalla curva es más complicado que una pantalla normal, tal y como conocemos. Esto hace que los teléfonos móviles sean, como es lógico, más caros. Un teléfono con pantalla curva te costará mucho más que uno sin ella.

Más incómodos: Al sujetar el teléfono móvil es más incómodo cogerlo con una pantalla curva que una convencional. Los biseles en el teléfono permiten que cojamos el teléfono con mayor seguridad sabiendo que no se caerá. No solo cuando hablamos por teléfono sino cuando vamos a cogerlo de alguna superficie será siempre más fácil y cómodo si tiene bordes que si no lo tiene.

¿Qué hacemos?

Depende de cada uno. Son más caros y más frágiles pero la mayoría no solo son más caros por la pantalla curva sino porque son mejores que otros modelos. Se trata de diseños de gamas altas que te permitirán tener mejor cámara, mayor rendimiento, mayor espacio… Y en cuanto al problema de la fragilidad, usa siempre una funda o carcasa. Tu móvil no destacará tanto si lo tapas con una funda pero lo agradecerás porque estará siempre bien protegido en caso de golpes o caídas.

Artículos relacionados