Más de 3.000 apps para Android recopilan información sobre tus hijos

niño con telefono

Los niños cada vez utilizan antes el teléfono móvil y el tablet y saben manejarse perfectamente con cualquiera de estos dispositivos. Sin embargo, siempre es útil que estén controlados por un adulto para que no sufran ningún tipo de peligro. Ahora, se han encontrado más de 3.000 aplicaciones que recopilaban datos sobre menores en Google Play Store.

Google se esfuerza en lanzar herramientas que controlen las aplicaciones que hay en Google Play Store para que sean aseguras. Pero no siempre lo consigue y un estudio reciente ha descubierto que 3.300 aplicaciones para menores de 13 años sobrepasaban las leyes de recopilación de datos de menores.

El estudio analizó 5.855 aplicaciones para Android que estaban disponibles en Google Play Store y accesibles. De ellas, 281 aplicaciones recopilaban informaciones de contacto o de ubicación de menores de 13 años sin ningún tipo de control parental y sin exigir consentimiento por parte de los padres. Además, más de 1.000 aplicaciones compartían información de idenfiticación de los menores con otras empresas. Por último, 2.281 aplicaciones infringían la normativa de Google.

Google intenta que las aplicaciones de la tienda de aplicaciones sean siempre seguras peo no lo consigue. En este caso, es mayor el problema ya que las víctimas son usuarios menores de 13 años que han sido espiados por aplicaciones peligrosas. No se trata de malware sino de apps que no cumplen la normativa del servicio.

Todas las aplicaciones han sido ya retiradas y se esperará que los desarrolladores corrijan los problemas si quieren volver a lanzar las distintas apps. Si no los corrigen, se quedarán fuera de la tienda de aplicaciones.

En el caso de aplicaciones para menores es siempre fundamental estar pendiente del uso que hacen sobre ellas. Mucho más en el caso de niños más pequeños. No todas las aplicaciones que encontremos son seguras por muy divertidas que nos parezcan o llamativas y pueden suponer un riesgo para el niño y también para el dispositivo en el que se instala ya que pueden contener malware o cualquier otro problema. Es siempre aconsejable, como decimos, vigilar qué hacen los más pequeños con un móvil o un tablet e instalar aplicaciones para controlar su actividad.

Artículos relacionados