¿Eres adicto al móvil? Te damos 9 claves para “desengancharte”

Cabeza

Hoy en día es muy habitual ver a la gente con los ojos pegados a sus teléfonos móviles en cualquier momento y lugar, ya sea comiendo con la familia o en una fiesta con los amigos. Esta adicción ha llegado al punto de crear diversas patologías, entre las que destacan:

1. Vibranxiety: consiste en considerar el teléfono móvil prácticamente una parte de su propio cuerpo. Esto produce una sensación denominada “llamada
o vibración fantasma”, es decir, percibir que el teléfono suena o vibra,
cuando en realidad no es así.

2. Nomofobia: miedo irracional a quedarse sin móvil, ya
sea por olvidarlo en casa, quedarse sin batería o perderlo. Esto produce irritabilidad, ansiedad y falta de concentración, entre
otros síntomas, y desaparecen al recuperar el teléfono.

3. FOMO: de forma literal, significa miedo a perderse algo. Este término hace referencia a una envidia virtual que provoca ansiedad y malestar al ver todo lo que hacen los demás (cumpleaños, comidas, viajes, planes…) sin participar en ello, incrementando la sensación de inferioridad sin poder desconectarse.
4. Phubbing: La palabra surge de la unión de dos términos (phone; teléfono+
snubbing; desaire) y describe un comportamiento
indiferente y el desprecio de la compañía de las personas
que tenemos al lado por estar constantemente consultando
o utilizando el móvil en reuniones y celebraciones.

Resulta increíble que, pese a la relativa “modernidad” o poco tiempo que llevamos con  los smartphones en nuestras vidas, haya surgido esta adicción en la sociedad. Desde Phone House queremos daros unos pequeños consejos para que todas aquellas personas que quieran desconectar un poco de su smartphone, pero no son capaces, puedan hacerlo.

Lo ideal sería que se estableciera en casa una norma por la que todos los miembros de la familia dejen el smartphone en la entrada, y sólo se pueda consultar a determinadas horas, evitando así su uso en el dormitorio o durante las comidas por ejemplo.

Pero ya que esto no es posible para muchas personas, te damos unos consejos personales que sí puedes aplicar tu mism@, ¡que no te puedan las excusas!:

 

1. Cuando llegues a casa, silencia tu smartphone. Llegará un momento en el que ni te acuerdes de él.

2. Déjalo siempre en el mismo sitio. Donde quieras, pero siempre fuera de tu campo visual y sin llevarlo encima.

3. Usa otros dispositivos. Puedes escuchar música en un MP3, ver la televisión o cualquier cosa que mantenga tu mente ocupada.

4. Si prefieres no usar otros dispositivos, puedes aprovechar para comenzar a leer.

5. Evita llevarlo al baño. Puede parecer gracioso pero en el baño la práctica totalidad de la gente utiliza su smartphone, y es buen momento para comenzar a adquirir otras costumbres.

6. Deja de vivir pendiente de las redes sociales. Al tener el teléfono en silencio, deberás elegir en qué momentos quieres comprobar tus notificaciones, pero no pasarte el día entero conectado.

7. No uses tu smartphone una o dos horas antes de irte a dormir. Está demostrado que utilizar el móvil antes de irnos a la cama hace que nos cueste más conciliar el sueño.

8. Si eres de los que salen siempre de casa con el cargador, llévalo sólo cuando sea necesario. Si es por motivos de trabajo no podemos evitarlo, pero si no es necesario, no lleves cargador ya que esto hará que optimices la batería de la que dispongas, utilizando tu smartphone sólo cuando sea necesario (o hasta que se te agote la batería).

9. Cuando vayas conduciendo, es importante no dejar el móvil a mano por motivos de seguridad. Para ello, puedes dejarlo en el bolsillo de la chaqueta o incluso en la guantera. Siempre en silencio y si es posible, sin vibración.

 

No obstante, si después de seguir estos consejos sentís ganas de mirar la pantalla de vuestro smartphone, os damos una serie de alternativas para evitar “caer en la tentación”:
1. Respira profundamente o hazlo varias veces de forma normal concentrándote en ello.

2. Observa a tu alrededor. Puede ser un buen momento para fijarte en el paisaje que te rodea o simplemente mirar al horizonte para desconectar brevemente.

3. Habla con los que te rodean. Qué mejor forma de no mirar el móvil que entablando una conversación con las personas que tienes alrededor, ya sean conocidos o no.

4. Aprovecha para planificar tu día. Piensa las cosas que has hecho hasta ese momento, las que te quedan por hacer, etc.

5. No hagas nada. Deja tu mente en blanco, o déjate llevar por tu imaginación, no tienes que hacer nada, piensa en los que quieras excepto en tu móvil.

 

También existen algunas aplicaciones pensadas para este fin, a continuación os mostramos algunas de ellas por si os pueden servir como alternativas:

 

1. Moment – Track how much you and your family use your phone: esta aplicación para iPhone e iPad nos permite controlar cuanto tiempo utilizamos nuestro móvil. Moment se encarga de registrar cuanto tiempo empleamos en nuestro smartphone, permitiéndonos programar avisos de tiempo e incluso fijar un tiempo de uso límite.

2. FaceUp, desconecta y vívelo: esta aplicación está disponible para Android e iOS. Al igual que Moment, esta aplicación también registra el tiempo de uso del móvil, creando estadísticas en las que puedas comprobar tu evolución, con la diferencia de que además FaceUp te dice cuanto tiempo has pasado en cada aplicación. Además te va proponiendo pequeños retos y te va motivando.

3. Breakfree adiós adicción móvil: Esta aplicación sólo está disponible en Android actualmente, pero se espera que llegue a iOS muy pronto. No sólo se encarga de medir el tiempo que gastas con tu teléfono sino que además te avisará de cuando sería conveniente tomarte un descanso. Registra las veces que desbloqueas la pantalla, lo que hablas, el tiempo que utilizas una aplicación… Además crea una puntuación según tu nivel de adicción y te va proponiendo retos para superar tu “adicción al móvil”.

 

Esperamos que nuestros consejos puedan ayudarte en tu día a día. Y tú,  ¿qué trucos utilizas para evadirte y desconectar un poco del teléfono? 🙂

Pie