Mi teléfono se ha mojado, ¿qué hago?

Se te acaba de caer un vaso de agua en tu querido teléfono, el mundo se derrumba a tu alrededor y te temes lo peor. Afortunadamente, estamos aquí para que no pierdas la esperanza, ya que existen algunos métodos para ayudar a resucitar tu smartphone empapado y alejarlo de las garras de la muerte.

 

MI TELÉFONO ESTÁ MOJADO, ¿QUÉ HAGO?

Para empezar, si tu teléfono tiene certificado acuático, como parte de la gama Xperia Z de Sony, el Samsung Galaxy S7/S7 Edge o el iPhone 7 por poner algunos ejemplos, esta página no es para ti. Tu teléfono es resistente al agua y no debería tener ningún problema*.

Una vez confirmado que nuestro teléfono no es acuático, lo primero que tenemos que hacer es quitar lo más rápido posible el teléfono del líquido en cuestión, ya que cuanto más tiempo permanezca mojado, menos opciones tendremos de recuperarlo.

Una vez hecho eso, sigue estos pasos:

1. Si el teléfono tiene alguna parte extraíble, como batería o lápiz, retírelo para favorecer el proceso de secado.

2. Si tu teléfono tiene un teclado físico, tratar de resistir el impulso de pulsarlos. Presionar los botones puede causar que cualquier líquido en el interior se mueva a zonas delicadas.

3. Si el teléfono tiene funda, retírala para que el teléfono ventile mejor. Por la misma razón, extrae las tarjetas SIM y microSD, dejando los puertos abiertos para mejorar la ventilación.

4. Seca suavemente el exterior con una toalla caliente.

A pesar de que el teléfono aparente estar seco, todavía no debemos encenderlo ni manipularlo. Sigamos con los siguientes pasos.

5. Aunque se dice que el arroz es el mejor medio para la absorción de agua, las pruebas han demostrado lo contrario. El uso de copos de avena, arena para gatoscuscús han demostrado ser más eficaces. Todas estas cosas son desecantes, diseñadas principalmente para absorber líquidos. Otro buen desecante son esos pequeños paquetes de gel de sílice que añaden en las cajas de zapatos.

6. Sumerge el teléfono en cualquiera de las sustancias descritas que tengas a mano y sella el recipiente. Déjalo allí durante un par de días, y olvídate de él. Por mucho que lo mires, no se va a secar antes.

7. Como nota aparte, algunos sugieren que el mejor método de secado es dejarlo al aire libre simplemente (siempre que no llueva, por supuesto).

 

¿QUÉ NO TENEMOS QUE HACER?

Hay un puñado de sitios de asesoramiento en Internet que pretenden ayudar con esta pesadilla del líquido, pero a menos que sea un sitio de confianza, no confíe en todo lo que lee. Aquí dejamos algunas cosas que no debe hacer.

  • Usar un secador de pelo. Esto podría derivar en una variedad de cosas, como dañar la parte exterior del teléfono con un calor excesivo o evaporar el agua alojada en el interior. Si pasa eso, se convertirá en vapor de agua y, finalmente, en agua de nuevo.
  • Cargar el teléfono. Aunque esto pareciera tener sentido como manera de calentar suavemente el interior del teléfono, podría provocar algún cortocircuito e incluso dañar su toma.
  • Meterlo en el microondas. El microondas y el metal no se llevan bien.
  • Meterlo en el congelador envuelto. No tiene sentido. El agua en su interior se congelará, y cuando lo saquemos del congelador se descongelará y vuelta al principio.

* Siempre y cuando no sea agua salada. Si ha caído en el mar, procura lavarlo con agua dulce lo más rápido posible, ya que la sal podría afectar al rendimiento.

Hay que señalar que estos métodos no garantizan su posterior funcionamiento, y deben ser ejercidos bajo vuestro propio riesgo. Si queremos estar cubiertos al 100%, pregunta en nuestras tiendas Phone House acerca de los seguros para teléfonos.

Y ya sabéis, si tenéis algo que añadir, ¡dejadnos vuestros comentarios! 🙂

Artículos relacionados