Esto es lo que debes saber a la hora de elegir cámara para el móvil

Samsung Galaxy Note8: revolucionando las cámaras de la familia Galaxy

Si eres de los que quiere un teléfono móvil para tirar fotografías, elegir una buena cámara es esencial. Sin embargo, te tenemos que advertir de una cosa: es conveniente manejar el glosario de términos que se utiliza habitualmente, ya que de lo contrario tienes posibilidades de seleccionar una incorrecta. Por esta razón, te traemos un pequeño tutorial para que entiendas algunos conceptos básicos en caso de que anduvieras perdido.

Megapíxeles

Este es el vocablo más repetido cuando se habla de cámaras fotográficas: “Tal smartphone tiene tropocientos megapíxeles”. Hay que dejar claro una cosa, y es que más no significa mejor. Que un teléfono móvil cuente con 16 megapíxeles no quiere decir que sea mejor que uno de 12.

Por ejemplo, un buen ejemplo de ello es Samsung, que redujo los megapíxeles del Samsung Galaxy S7 respecto a los del Samsung Galaxy S6. Mientras que el S6 tuvo 16 megapíxeles, el S7 bajó hasta los 12 megapíxeles. Esto se debe a que muchas marcas prefieren que cada megapíxel sea más grande y tenga mejor calidad, en lugar de tener muchos y de menor calidad.

Apertura de la lente

Tras los megapíxeles siempre aparece un término que tiene una “f” y un número; ejemplo: “F / 2.0”. ¿Qué significa esta letra y este número tan especial?

Para entender ambos conceptos hay que hablar de la apertura de la lente (o diafragma, para ser correctos). Cuando más se abra una lente, más luz le entrará a la misma. ¿Cómo se representa en las cámaras? Pues a través de esta “f” y los números que le siguen. No obstante, a mayor número no quiere decir más luz, sino que es al revés: cuanto más bajo sea, más luz entrará a la lente.

Por tanto, si te encuentras un teléfono móvil con “f / 1.6” y otro con “f / 2.4”, el primero acepta más luz que el segundo, lo que se traduce en una mejor calidad de imagen, sobre todo en situaciones de oscuridad.

Flash, estabilizador, etc.

Los dos conceptos anteriores son los esenciales y que se repiten en todo momento, pero luego aparecen otros que vamos a definir de manera rápida:

  • Flash: la capacidad para emitir luz a la hora de tirar la fotografía y que la lente haga una captura mejor.
  • Estabilizador: integrado en los últimos modelos, este sirve para que al echar la fotografía exista un menor temblor en la mano del usuario. A menor movimiento, más calidad y estabilidad.
  • Doble lente: aunque ya llevan un tiempo, gracias a Samsung están en el candelero. Son dos cámaras en lugar de una, lo que sirve para recrear una situación como la que ve el ojo humano. Se multiplica X2 la calidad.
  • Sensor: están los CCD y los CMOS. Más allá de que no vamos a entrar en detalles, es preferible elegir CMOS.

Con todos estos datos sobre la mesa, esperamos que tu próxima elección sea más sencilla.

Samsung incorpora la doble lente en la gama media

Artículos relacionados