¿Cómo usar tu viejo teléfono móvil?

Es normal cambiar de teléfono móvil cada cierto tiempo. Apostamos por nuevos modelos para tener más espacio, funciones actualizadas o nueva tecnología incorporada. Cambiamos de móvil y acumulamos viejos teléfonos en un cajón sin saber bien para qué. Te recomendamos que no lo hagas, hay muchas formas de usar tu antiguo móvil y te contamos algunas.

Plan Remóvil

El Plan Remóvil de Phone House permite que cambies tu viejo móvil por un nuevo teléfono. Este plan te permitirá que consigas un nuevo teléfono de forma más barata y no tendrás que pensar qué hacer con tu viejo móvil. Mejor ganar algo de dinero con él que tenerlo en un cajón.

Como reproductor de música

Si quieres que tu teléfono móvil no se estropee cuando sales a correr, por ejemplo, o a hacer cualquier otro tipo de ejercicio, puedes usar el viejo teléfono para escuchar música. Puedes desinstalar todas las aplicaciones y dejar todo el espacio libre para almacenar canciones en tu viejo teléfono. Si habías pensado comprarte un MP3, podrás ahorrándotelo utilizando ese teléfono que tienes en el cajón y que creías que no servía para nada.

Para tus hijos

No hace falta que haya una tarjeta SIM en tu viejo móvil para conectarte al WiFi y acceder a aplicaciones como YouTube. Si tienes un nuevo teléfono que quieres proteger, da a tus hijos (o sobrinos o primos) tu antiguo teléfono para que se entretengan. Instala las aplicaciones para ellos y así no te pedirán tu móvil y no correrá riesgo de romperse si lo estás estrenando.

Úsalo como GPS

Si tienes un teléfono que no usas, puedes usarlo como GPS en tu móvil. La ventaja de usar tu viejo móvil como GPS y no tu móvil actual es que no gastarás la batería durante tus viajes. Puedes tenerlo exclusivamente como un GPS si tienes un soporte en tu vehículo y así podrás ahorrar batería e incluso datos en tus trayectos.

Un mando de TV

Si eres de los que pierde el mando de televisión o de los que no le gusta compartir, tu teléfono móvil antiguo puede ser un mando de televisión siempre y cuando tenga infrarrojos. Basta con que instales la aplicación Mando TV y podrás controlar tu tele desde el móvil sin tener que levantarte o sin tener que aguantar que sean otros los que decidan por ti.

Como cámara de vigilancia

Puedes configurar tu teléfono móvil como cámara de vigilancia con algunas aplicaciones destinadas a esto. Aplicaciones como SalientEye permite que tu teléfono móvil se convierta en un detector de movimientos y no tendrás que comprar un elaborado sistema de alarma, por ejemplo.

Como vigilabebés

Hay aplicaciones concretas para convertir tu móvil en un vigilabebés pero es mucho más fácil: si tu móvil tiene WiFi podrás acceder a Skype, por ejemplo. Basta con que coloques tu móvil en un lugar donde se vea la cuna de tu bebé y tú vayas a cualquier otra parte de la casa, inicies una llamada entre los dos móviles y así sabrás cómo está el bebé en todo momento.

Para ir a la playa

Si tienes miedo a que tu móvil se ahogue y tu nuevo teléfono no tiene resistencia IP68, lleva tu viejo móvil a la playa o a la piscina. Será mejor perder un viejo teléfono que el último de gama alta.

Artículos relacionados