Cómo colocar perfectamente un protector de pantalla en tu móvil

Tipos de protectores para smartphones: ventajas y desventajas

Proteger nuestro teléfono móvil es fundamental si queremos que dure un poco más. Podemos apostar por una funda para proteger la parte trasera y los bordes pero también es importante proteger la pantalla y no hay mejor forma de hacerlo que con un protector. Hay de distintos tipos y es importante que lo pongas correctamente para protegerlo.

Poner bien el protector de pantalla es fundamental para que no queden burbujas o para que la pantalla esté perfectamente protegida. Lo salvará de posibles arañazos si lo llevas en el bolso o en la mochila, por ejemplo. Hoy te contamos todo sobre protectores.

¿Qué tipos hay?

Hay varios tipos de protectores de pantalla de distintos materiales. Hay protectores de pantalla de plástico, protectores de pantalla de vidrio templado que son muy duros aunque muy fáciles de poner. Y los últimos, los más baratos, de plástico suave. Estos últimos son más baratos pero menos aconsejables porque tenen menos resistencia y se pueden despegar.

En Phone House puedes encontrar todo tipo de protectores de pantalla disponibles para tu móvil o tablet. Protectores para superficies rectas, con bordes redondeados o para acabados curvos en la pantalla del teléfono como el del Note9, por ejemplo.

Tipos de protectores para smartphones: ventajas y desventajas

¿Cómo poner un protector de pantalla?

Puede que vayas a una tienda Phone House y se encarguen los expertos en telefonía de colocar tu protector de pantalla pero si lo compras a través de Internet o simplemente si quieres ponerlo tú, te enseñamos cómo hacerlo en cómodos pasos y sin errores.

Lo primero, limpia el polvo de la pantalla con un paño para evitar que quede polvo debajo del protector. Y asegúrate que esté seca. También limpia tus manos y que estén completamente secas. Y limpia la superficie o el lugar donde vayas a colocar la pantalla en ese momento.

Una vez con todo limpio, coloca el protector sobre la pantalla sin despegarlo de la pegatina de protección para verificar que encaja y cómo queda sobre la misma o cuánto espacio queda por los lados, por ejemplo. Una vez que ya sepas cómo está, asegúrate de nuevo que no hay polvo en la pantalla para comenzar el proceso con mucho cuidado.

Alinea el protector de la pantalla en el borde de la pantalla y quita la pegatina protectora. Ve colocando los márgenes correctamente y cuando estén en su sitio, quítala al completo. Alisa el protector sobre la pantalla con un paño o con una pequeña espátula que viene incluida en muchos vinilos pequeños. Hazlo suavemente para que quede pegada al completo.

Si queda alguna burbuja sobre la pantalla, utiliza este tipo de espátulas o usa algo con un canto firme como una tarjeta de crédito, por ejemplo. Hazlo con cuidado para no arañar la pantalla del teléfono y ve desplazando el aire hacia el exterior más cercano de la burbuja

Artículos relacionados