Los clones de Faceapp, la app para hacerte viejo, se disparan y algunas son un peligro

Faceapp

Es un fenómeno que hemos vivido cada vez que una app se pone de moda. La última es FaceApp, la que nos permite sacar una imagen como si nos trasladamos en el tiempo y nos vemos ya cuando seamos viejos y estemos a punto de coger el bus para ir con el IMSERSO de vacaciones. Al calor de su éxito han surgido ya una buena cantidad de clones y apps similares que copan las listas de las más descargadas pero que pueden esconder un importante peligro.

Y es que el problema de FaceApp es que es gratis… pero limitada. Si queremos tener todos los filtros que nos permiten cambiar nuestro aspecto y mostrar como seríamos en el futuro, o en el pasado, tenemos que pagar por la opción “Pro”. No es muy cara, pero supone un gasto mensual de 3,99 euros, una cuota anual de 19,90 euros o una indefinida de 43,99 euros. Y no lo vamos a negar, a ninguno nos gusta rascarnos el bolsillo para hacer el selfie y la chorrada de moda.

Es por ello que han salido numerosos imitadores, tanto en App Store como, sobre todo, en Google Play que copan los listados de más descargadas. El portal AppFollow nos indica algunas de las más descargadas por sistemas operativos como Oldify en iOS (1,09 euros) o dentro del batallón de las gratuitas Mejor Faceapp o AgingBooth. Si nos pasamos al bando de Android, todavía encontramos más como Face App: gender Changer, repite AgingBooth o HiddenMe Face App. Una simple búsqueda de “Face App” nos devela la cantidad de aplicaciones que nos podemos descargar sólo en la plataforma de Google.

Faceapp Clones

¿Podemos fiarnos de todas?

Ahí viene el problema. Si bien muchas de ellas son un trasunto de la aplicación original que tanto revuelo está causando entre los instagramers, youtubers e influencers del momento, y como mucho lo que harán es aplicar un efecto genérico que dista mucho del resultado que ofrece Face App, hay muchas otras que su intención es mucho menos inofensiva.

¿Cómo podemos detectarlas? Pues para empezar, hay que leer las reseñas que dejan los usuarios de cada una, si vemos que la mayoría son similares, empieza a dudar. Por otra parte, si eres tan valiente como para instalarla y ves que empieza a pedir permisos como acceder a tus claves, al las llamadas de teléfono o a partes del sistema que van más allá de lo que debería (la cámara y poco más), desconfía también. En la mayoría de los casos, se trata de cebos para robar unos pocos datos estadísticos de los usuarios, pero en otras ocasiones, y casos los hemos visto a patadas, se trata de lobos con piel de cordero y nuestras contraeñas de cosas tan sensibles como el banco estarían a su disposición.

 

Artículos relacionados