Millones de datos y fotos de Instagram robados por una empresa de marketing

Hacker

Instagram es usada por millones de personas en todo el mundo y subimos prácticamente toda nuestra vida a la red social. Pero ahora una empresa ha recopilado millones de stories de Instagram y fotografías de los usuarios durante más de un año. Una aplicación de Zuckerberg vuelve al punto de mira de la privacidad.

La compañía Hyp3r era, hasta ahora, socia de Instagram y encargada de marketing. Pero la empresa se ha saltado las reglas y ha recopilado millones de historias y fotos publicadas en la famosa red social y usarlos como publicidad. Una vez más, una aplicación de Mark Zuckerberg vuelve a estar en el centro de las polémicas por la falta de privacidad de los datos de los usuarios y el problema con el contenido subido a la red social.

Robo de datos en Instagram

Como recogen los compañeros de ADSLZone, este robo de datos ha sido posible gracias a errores en la configuración de la red y a la falta de supervisión de la empresa. La compañía Hyp3r ha ido recopilando historias de Instagram Stories, biografías de los usuarios y fotos publicadas durante al menos un año. Así ha podido crear perfiles detallados a los que enviar un determinado perfil de publicidad.

Instagram ha enviado una carta a la compañía de marketing informándole del cese de su contrato ya que considera que estas acciones no estaban autorizadas. “Las acciones de Hyp3r no fueron autorizadas y violan nuestras políticas”, dijo un representante de Instagram a al medio bussiness Insider “Como resultado, los hemos eliminado de nuestra plataforma y hemos realizado cambios para evitar que otras compañías puedan adquirir ubicaciones públicas de los usuarios”.

spam

Hyp3r, compañía de marketing, ha recopilado durante más de un año imágenes etiquetadas con la localización e incluso hacía uso del reconocimiento de imágenes para saber dónde se habían hecho. Gracias a esta base de datos, conseguía enviar publicidad a los usuarios mucho más concreta y detallada sobre los intereses de cada uno.

La empresa de marketing ha aprovechado un fallo de seguridad en Instagram para recopilar toda esta información. Analizaba dónde estábamos en una imagen y nos mostraba publicidad de algo similar. Por ejemplo si estábamos en un barco alquilado o en un hotel, nos mostraría publicidad de hoteles, de barcos, de turismo.

Las historias de Instagram deben eliminarse a las 24 horas así que recopilar la información de los usuarios supone quebrantar las normas y una violación de los términos de servicio de la aplicación. Además, no solo recopilaba este contenido sino también número de seguidores, ubicación o biografías de los usuarios espiados.

Artículos relacionados