Diez claves para realizar gestiones desde el dispositivo móvil con seguridad

Los smartphones y tablets han revolucionado la forma de entender los tradicionales hábitos de consumo. Hoy en día, saber cuánto dinero tienes en el banco o hacer una reserva de hotel es posible desde cualquier punto con acceso a internet. De hecho, según un barómetro realizado por Phone House*, el 55 por ciento de los encuestados realiza operaciones bancarias a través de su dispositivo móvil y el 36 por ciento reserva el hotel para sus vacaciones. Pero no sólo los bancos y las cadenas hoteleras cuentan ya con aplicaciones propias, sino que las principales marcas mundiales facilitan la realización de todo tipo de actividades desde el smartphone o tablet.

En este sentido, aunque la navegación desde dispositivos móviles es cada vez más segura, es importante utilizar unos parámetros de seguridad mayores de lo habitual debido a la gran cantidad de datos personales que se facilitan en las transacciones. Por esto, en Phone House, como expertos en tecnología y seguridad, dan las claves para no ser víctimas de fraudes y que nuestros datos no caigan en manos ajenas:

 1. No utilizar las redes públicas, por gratis que sean, para operaciones personales como trámites bancarios o compras de cualquier tipo ya que, si hay algún hacker captando datos de esa red pública, podrá tener fácil acceso a nuestras contraseñas en redes sociales, bancos o email.

2. Cualquier pago que se haga desde nuestro dispositivo tiene que realizarse a través de webs de renombre o emplear métodos de pago que protejan al comprador, tipo Paypal. Para los más “techies”, incluso se puede obtener el certificado digital para Android y realizar los mismos trámites que con el DNI usando el smartphone.

3. Instalar en el dispositivo exclusivamente aplicaciones procedentes de repositorios oficiales como Google Play, App Store o Market. También es conveniente revisar los permisos de las aplicaciones que instalemos, evitando así cualquier tipo de Malware que nos espíe o robe los datos personales.

4. Añadir siempre un PIN o patrón de bloqueo que dificulte el acceso al dispositivo. Además, existe una opción muy práctica y sencilla para que alguien que encuentre nuestro móvil o tablet sepa de quién es y nos lo devuelva: añadir un mensaje en la pantalla de bloqueo.

5. No recordar los usuarios y contraseñas de ninguna cuenta en el navegador, ya que puede facilitar el acceso al dispositivo e incluso a la realización de gestiones sin nuestra autorización.

6. Cifrar los datos (en Android: Ajustes/Seguridad/Cifrado de datos) es interesante si manejamos información delicada en el dispositivo. Perderemos en velocidad, pero nadie que no conozca el PIN de nuestro teléfono o tablet podrá tener acceso a nuestros datos.

7. Tener el dispositivo siempre actualizado en última versión del fabricante para evitar posibles vulnerabilidades; de lo contrario, podrás verte afectado por fallos de seguridad. Si no sabes cómo hacerlo de manera segura, puedes acudir a un centro especializado como Phone House.

8. Evitar el “rooteo” de teléfonos. Si habilitamos el acceso completo a nuestro teléfono, estaremos expuestos a que cualquier aplicación modifique partes del sistema peligrosas para la seguridad.

9. Instalar aplicaciones como “Cerberus” que nos permiten retratar a quien intente desbloquear nuestro móvil sin consentimiento y tener esta imagen en el email segundos después.

10. Revisar los “ajustes de Google”. Hay cosas tan interesantes como poder localizar nuestro dispositivo si nos lo roban o borrar los datos de forma remota (usando “Android Device Manager”). Además, hay ajustes para tratar de detectar las aplicaciones dañinas y buscar amenazas de seguridad en el dispositivo.

* Realizado en 2015 entre los usuarios de las Redes Sociales de Phone House España con 1.192 respuestas registradas.

Artículos relacionados