phoneKid, el smartphone para niños presentado en el MWC

phoneKid

En el Mobile World Congress hemos visto prototipos de teléfonos para gamers, nuevos móviles de alta gama, móviles que vibran para hacer más inmersivo el sonido o móviles para personas mayores. Pero también para los más pequeños. Es el caso de PhoneKid, el smartphone ‘made in Spain’ que se ha presentado en MWC 2018 y que está pensado para ser usado por niños.

Cada vez antes los niños utilizan teléfonos móviles. No de juguete, smartphones. Pero es importante estar pendiente de para qué lo usan, cuánto lo usan y cómo lo usan. Y por eso phoneKid es un teléfono perfecto para ellos: es un smartphone pero permite un control parental total remoto para que estemos siempre pendientes.

phoneKid es, aparentemente, un smartphone normal. Una buena idea para todos aquellos niños que no quieran un teléfono para niños sino uno normal. Es aparentemente normal pero cuenta con sistema de control parental remoto. Funciona con Android y cuenta con todas las funciones de cualquier otro teléfono y las aplicaciones que quieran instalarse pero incluye un servicio de control parental remoto que busca proteger a los niños y también educarlos en la forma de usar sus teléfonos.

Hay formas de configurar un móvil para ser usado por los más pequeños pero las ventajas de phoneKid es que cualquier padre podrá usarlo sin tener conocimiento de tecnología. Se ha presentado en el MWC 2018 y está creado en España aunque aún no está a la venta sino que llegará, se espera, para esta Navidad.

El móvil tiene una pantalla de alrededor de unas cinco pulgadas y un diseño clásico. Funcionará con Android 8.0 Oreo y tendrá las características comunes de un Android de gama básica o gama media: cámara de fotos, Bluetooth, 4G… Aparentemente es un móvil normal y huye de cualquier característiac que lo haga parecer un teléfono para niños pequeños. Sin embago, a través del control remoto se convierte en el móvil perfecto para ellos porque los padres podrán controlar desde otro móvil qué hacen o podrán restringir algunas características.

Los padres no podrán espiar: no podrán leer el contenido de los chats ni ver qué ponen en redes sociales pero sí podrán bloquear determinadas aplicaciones o incluso mandar mensajes a través de la opción Escúchame. Una opción con la que el padre podrá bloquear el teléfono cuando sea la hora de dormir o cuando sea la hora de hacer los deberes, por ejemplo, como puede verse en los vídeos.

Artículos relacionados