Desmintiendo mitos: ¿cerrar aplicaciones en segundo plano nos permite ahorrar batería?

Bateria

Hay muchos mitos alrededor del teléfono móvil que siempre escuchamos. Por ejemplo,  que hay que dejar que el teléfono se descargue al completo para poder cargarlo de nuevo, como te explicábamos el otro día. Pero hay muchas más leyendas urbanas que se escuchan y que no son del todo ciertas. En una sociedad que está conectada 24 horas y que cree saberlo todo sobre las nuevas tecnologías, queremos desmentir otro mito muy común: ¿cerrar aplicaciones te ayuda a ahorrar batería?

No, no ahorra batería. Es más, puede que cause incluso efecto contrario y consumamos más batería en ese momento. Pero hay que entrar a explicarlo en profundidad. Según la mayoría de personas, cerrar las aplicaciones que no estás usando permite que ahorres batería en el teléfono móvil aunque los desarrolladores de Android y de iOS aseguran que no es así y que no conseguirás estirar la autonomía.

¿hay que cerrar apPs?

Seguro que a todos nos ha pasado alguna vez que vamos usando aplicaciones y, al acabar, no las cerramos. Se quedan funcionando en segundo plano en nuestro teléfono y al abrir la ventana de multitarea tenemos funcionando diez o doce aplicaciones que creemos que están consumiendo batería. Pero no es así.

Tim Cook, CEO de Apple, aseguró en su momento que las aplicaciones que se ejecutan en segundo plano no hacen que la batería se gaste antes por lo que no deberíamos cerrarlas en segundo plano. Además, explicó Cook, ni siquiera las aplicaciones de música o que usan el micrófono consumen “más” en segundo plano.

Desde Android tampoco servirá de nada si cierras todas las aplicaciones. Cerrar repentinamente todas las aplicaciones no solo no genera un ahorro en la batería sino que puede que produzca efecto contrario: al forzar detención de todas, generas una energía extra y el teléfono consume más batería en ese momento.

¿Problemas en la batería del iPhone? Te enseñamos a calibrarla en pequeños pasos

Según uno de los miembros fundadores de Android, Hiroshi Lockheimer, cerrar aplicaciones no te servirá de nada e incluso puede empeorar las cosas. Intentar engañar al algoritmo del teléfono móvil puede dañar el sistema.

Al intentar cerrar todas las aplicaciones a la fuerza cuando están todas funcionando en segundo plano se genera un gasto de batería innecesario y se obliga al sistema a que reactive el proceso cuando se inicie de nuevo una app. Cuando la cierras a la fuerza y luego, al rato, la abras desde cero, inicia el proceso completo y esto provoca el doble consumo de la energía del móvil y, por tanto, más gasto de batería.

¿Qué hacemos entonces?

Es mejor dejar que el teléfono se encargue de la gestión de las aplicaciones. No fuerces detención y abras continuamente las aplicaciones cuando las vayas a usar. Los algoritmos de los teléfonos actuales se encargan de bloquear el consumo de determinadas aplicaciones que llevas un rato sin usar o que están usando más batería de lo que deberían. Los teléfonos son inteligentes y ellos mismos, y cada vez más, pueden gestionar el consumo por sí solos.

Artículos relacionados