Vivir con un teléfono móvil de los 90 en el año 2015

¿Cómo de difícil puede llegar a ser vivir con un teléfono móvil de los 90 en la época actual? Parece complicado, casi imposible, pero el hecho, es que no hace tanto tiempo que estos objetos aterrizaron en nuestra sociedad. En este post, hacemos memoria, ¿te unes?

133746755

¿Damos por hecho que los smartphones siempre estuvieron ahí? Para poner esta teoría a prueba, vamos a cambiar nuestro Sony Xperia Z3 durante una semana por un Nokia 1610 descatalogado desde 1996.

 

1. UNA REGRESIÓN SERIA

90s phone copy

Antes de profundizar en este teléfono, voy a explicar cómo es mí día a día usándolo. En pocas palabras, soy una adicta a las redes sociales, adicta a Spotify y WhatsApp. También al correo electrónico tanto el de mi trabajo como el personal, y ambas cuentas se sincronizan con mi teléfono. En 1996, cuando el 1610 se empezó a comercializar, ninguna de las aplicaciones se había inventado. Así que para gestionar todos mis asuntos, solo cuento con la posibilidad de llamar o de enviar mensajes de texto.

2. PROBLEMAS DE DETENCIÓN

Para comenzar con el 1610, tengo  que transferir todos mis contactos a través de la tarjeta SIM. Nosotros, como usuarios de teléfonos inteligentes, en realidad no hacemos esto, nuestros contactos están guardados en cuentas en la nube, como iCloud o Google +.

 

Resulta que las tarjetas SIM no están realmente diseñadas para contener mucha información, así que cuando quise realizar la transferencia de los 300 contactos que, de alguna manera he acumulado con los años, sólo podía guardar aquellos cuyos nombres empezaban desde la A hasta la C.

Además, no se puede “saltar” a los contactos escribiendo su primera inicial, por lo que hay una gran cantidad de clics repetitivo en las teclas de función para encontrar las personas que deseamos hablar. Pensad por un momento en lo molesto del sonido de clic del teclado en vuestros teléfonos – o peor aún, en el de otra persona. Es como si se tuviera ninguna consideración por el resto de la raza humana…

Afortunadamente, ahora es una función que podemos quitar, pero al parecer no se daba tanta importancia en los años 90.

 90s phone-3

3. LOS MENSAJES DE TEXTO TARDAN UNA ETERNIDAD

No recordaba que los mensajes de texto fueran una tarea tan minuciosa y laboriosa. El 6110 es anterior al texto predictivo, por lo que con el fin de escribir mensajes, hay que teclear las teclas del 0-9 tantas veces como fueran necesarias con el fin de seleccionar la letra correcta.

Para empeorar las cosas, no hay automatización cuando se trata de letras mayúsculas, por lo que hay que teclear la tecla # cada vez que estás después de un punto.

Por esto, debe ser la razón por la que todos utilizamos una abreviatura del texto como idiotas, es decir ‘hola q tl? Escribiendo de esta manera, tardamos menos tiempo y ahorramos en caracteres ya que sólo puede tener 160 caracteres un mensaje de texto antes de que se transforme en dos mensajes. Eso habría costado 50 céntimos en su día aproximadamente.

Si la composición real del texto no tiene los caracteres exactos, este es el proceso que tengo que pasar  cada vez que quiero enviar un mensaje.

  •  Seleccione ‘Menú’
  • Seleccione ‘Mensajería’
  • Seleccione ‘Escribe un mensaje’
  • Escribir mi mensaje.
  • Seleccione ‘Opciones’
  • Seleccione ‘Enviar a’
  • Seleccione “Añadir desde el teléfono ‘
  • Encontrar a la persona que quiero mandar el mensaje
  • Seleccione ‘Enviar’

Como si todo esto no fuera suficiente ridículo, sólo puedo tener unos diez mensajes en mi bandeja de entrada antes de que se llene. Así que, si quiero seguir recibiendo nuevos mensajes de las personas que conozco, es fundamental borrar anteriores.
4. NO GOOGLE

 90s phone-2

Ni qué decir tiene que vivir sin el conocimiento infinito de Google en mi bolsillo durante una semana es toda una experiencia de aislamiento. En numerosas ocasiones, he tenido que llamar a un amigo o un miembro de mi familia para averiguar cosas que habría sido previamente capaz de encontrar, buscando en Google en cuestión de segundos. Es un poco como estar limitada, aunque gracias a esto, he retomado lo de hablar con la gente y ha sido muy agradable.

En este sentido, me doy cuenta de que la mensajería instantánea es una manera bastante impersonal y sin emociones de comunicarse con la gente que a la que realmente apreciamos – tal vez debería dedicar más tiempo a las llamadas telefónicas en el futuro… También he echado en falta el asistente de navegación, sin Google Maps. En ocasiones, he preguntado a extraños en la calle, pero por suerte esta semana no me he encontrado en ningún lugar desconocido. Uf.

 

5. BIENVENIDO AL NUEVO SIGLO XXI

Esta semana sin mi smartphone, aunque haya sido cero medios sociales y Google, he de reconocer que me ha resultado liberadora. No estoy preparada para irme a una cueva en las montañas, pero sin duda ha sido una experiencia que yo os recomendaría probar.

 

Y vosotros, ¿os veis capaces de pasar siete días sin vuestro teléfono inteligente? Contadnos vuestras opiniones en un comentario 🙂

Artículos relacionados